La prestación de maternidad y el IRPF

El pasado viernes, 5 de octubre, el Tribunal Supremo fallaba en el mismo sentido en que ya se había pronunciado, con anterioridad, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid, por cuanto declara exenta de IRPF, emparándose en lo recogido en el artíaculo 7 de la ley de IRPF, la prestación de maternidad.

El artículo 7 de la Ley 35/2006, del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, recoge aquellas rentas exentas de IRPF; en su apartado z reconoce la exención de “las prestaciones y ayudas familiares percibidas de cualquiera de las Administraciones Públicas, ya sean vinculadas a nacimiento, adopción, acogimiento o cuidado de hijos menores“.

Según el Supremo, esta exención alcanzaría a la prestación de maternidad que, hasta la fecha, venía tributando en el IRPF como si se tratase de un rendimiento del trabajo, obtenido a través de un pagador adicional.

Por último, se apoya en una interpretación sistemática, basada en que la prestación por maternidad es el subsidio que gestiona la Seguridad Social que trata de compensar la pérdida de ingresos del trabajador a consecuencia del permiso de descanso por el nacimiento de un hijo, adopción, tutela o acogimiento, y durante ese periodo el contrato de trabajo queda en suspenso interrumpiéndose la actividad laboral. Por ello, a tenor de la Ley General de la Seguridad Social, el Supremo recuerda que se consideran situaciones protegidas la maternidad, la adopción, la guarda con fines de adopción y el acogimiento familiar, de conformidad con el Código Civil o las leyes civiles de las comunidades autónomas que lo regulen.

“En consecuencia –concluye la sentencia–el recurso de casación ha de ser desestimado y establecer como doctrina legal que ‘las prestaciones públicas por maternidad percibidas de la Seguridad Social están exentas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas’.”

Una vez alcanzado este hito, se estiman en 1.300 millones de euros el importe que Hacienda tendrá que asumir en devoluciones, en caso de ser reclamadas.

Son susceptibles de reclamación aquellas cantidades ingresadas en concepto de IRPF por las prestaciones recibidas desde el ejercicio 2014, ya que los anteriores ya se encontrarían prescritos. Para ello, deberá efectuarse una rectificación de las declaraciones presentadas a partir de dicho ejercicio, salvo que la Administración Tributaria habilite algún otro método para estos casos.

El procedimiento de rectificación de autoliquidación presentada implica tener acceso a la declaración original y tras un nuevo cálculo y presentación, se deberá remitir un escrito a la Administración que sustente dicha rectificación, acompañada de cuantos justificantes se estimen pertinentes.

Una vez se estime procedente la devolución, la Adminsitración deberá hacer frente también a los intereses devengados por el ingreso indebido así calculado.

Si tienes más dudas al respecto, o crees encontrarte en situación de reclamar, no dudes en contactar con nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close